martes, febrero 27, 2024

Internacionales

Silvio Berlusconi, el escandaloso primer ministro italiano, muere a los 86 años

Lunes 12 junio 2023

Silvio Berlusconi, ex primer ministro y líder empresarial italiano, ha fallecido a los 86 años tras recibir tratamiento para una infección pulmonar.

El magnate de los medios de comunicación, cuyo atractivo populista allanó el camino a líderes como Donald Trump, falleció en el hospital San Raffaele de Milán. Berlusconi había ingresado en el hospital para someterse a unas pruebas programadas que se habían adelantado, según informó el viernes su médico personal, Alberto Zangrillo.

Tres semanas antes había sido dado de alta tras seis semanas de tratamiento por una infección pulmonar causada por una leucemia mielomonocítica crónica, una rara forma de cáncer de la sangre.

Berlusconi, que se hizo rico en la construcción y la televisión, fue elegido primer ministro tres veces antes de verse obligado a dimitir en 2011, cuando la economía italiana se hundió y salieron a la luz sus famosas fiestas “bunga bunga” con mujeres jóvenes.

El año pasado volvió a la política activa como senador y su partido es socio de un gobierno de coalición liderado por Giorgia Meloni como primera ministra. Berlusconi la avergonzó en numerosas ocasiones al elogiar al Presidente ruso Putin, con quien entabló una firme amistad durante su mandato.

Aumentan las especulaciones sobre quién dirigirá Forza Italia, ya que Berlusconi, que creó el partido en 1994, nunca ha nombrado a un sucesor. Deja cinco hijos de dos matrimonios que compartirán su imperio empresarial, que incluye canales de televisión italianos, un banco y una editorial.

Cuando David Cameron llegó a una de sus primeras cumbres de la UE tras convertirse en Primer Ministro británico en 2010, su homólogo italiano Silvio Berlusconi se le acercó y le dio el siguiente consejo: “Tómate una amante en Bruselas. Es la única manera de superar estas malditas cosas”.

Pocos fuera de Italia podían comprender cómo un hombre tan vergonzoso pudo ser elegido primer ministro de su país tres veces entre 1994 y 2011, presidiendo cuatro gobiernos. Al final de su último mandato, Berlusconi se convirtió en el primer ministro italiano que más tiempo permaneció en el cargo después de la guerra y conservó altos niveles de apoyo público, a pesar de ser un mujeriego confeso que nunca negó sus relaciones con prostitutas -sólo haberlas pagado- y que utilizó abiertamente el poder político para promover su propio imperio empresarial.

Parte de la explicación de su atractivo residía en su riqueza, estimada por la revista Forbes en 8.000 millones de dólares. Esto le permitió no sólo crear un movimiento político nacional de leales acérrimos que le debían sus carreras, sino también controlar una gran parte de los medios de comunicación italianos, asegurándose una acogida favorable en su propio país.

Muchos italianos le admiraban e incluso le adoraban. Era el atleta sexual rico y amante del fútbol que muchos italianos mayores aspiran a ser. En otros políticos, los trasplantes de pelo, los liftings faciales, el bronceado permanente y los tacones apilados se habrían considerado patéticos. Para los seguidores de Berlusconi, eran la prueba de un insaciable entusiasmo por la vida.

A diferencia de sus rivales, Berlusconi, de 1,70 m de estatura, tenía carisma, vestía siempre un traje de doble botonadura y lucía una sonrisa permanente que mostraba unos dientes blancos como perlas. Con su terrenalidad y vulgaridad, también sabía hablar el lenguaje de la gente; era en este sentido un gran comunicador, razón por la cual el veterano corresponsal de la BBC David Willey le apodó el “Reagan lascivo”.

La indulgencia de tantos italianos explica cómo Berlusconi consiguió sobrevivir y superar acusaciones, escándalos y crisis que habrían destruido a cualquier otro político. Fue acusado -y en algunos casos declarado culpable- de una desconcertante variedad de delitos, como malversación de fondos, fraude fiscal, falsedad contable e intento de soborno a un juez. Según sus propias declaraciones, tuvo que comparecer ante los tribunales en más de 2.500 ocasiones a lo largo de 20 años, con un coste legal de 200 millones de euros. Además, su tercer mandato como primer ministro se vio ensombrecido por una serie de informes sobre su lasciva vida privada, en concreto eventos salvajes conocidos como fiestas bunga bunga, así como grabaciones de audio que sugerían que hacía un amplio uso de prostitutas. Todo ello culminó en otro juicio, acusado de mantener relaciones sexuales con una menor, por el que fue condenado y posteriormente absuelto en apelación tras dictaminar un tribunal que no sabía que la chica era menor de edad.

Al final, no fue ninguna de estas cosas, sino el fracaso de Berlusconi a la hora de proteger a Italia de la tormenta que envolvió al euro en 2011 lo que puso fin a sus 17 años de dominio de la política italiana. Ante las deserciones políticas y el creciente temor a que Italia siguiera los pasos de Grecia y sucumbiera a la crisis de la deuda de la eurozona, Berlusconi dimitió y añadió que no volvería a presentarse a un cargo político. A estas alturas, incluso sus partidarios más leales no veían ninguna posibilidad de que volviera. Los obituarios políticos empezaron a aparecer.

Poco más de un año después, Berlusconi estaba de vuelta, no como primer ministro, sino como figura clave de una nueva “gran coalición” surgida tras unas elecciones no concluyentes en 2013. Mientras tanto, los procesos judiciales se alargaban. Pero Berlusconi aún no estaba acabado.

Silvio Berlusconi nació en Milán en 1936. Su padre Luigi era funcionario de banca y su madre Rosa, de soltera Bossi, que haría campaña por su hijo hasta bien entrados los noventa años, era secretaria en la empresa de neumáticos Pirelli. El joven Silvio fue educado en un espartano internado católico. Allí recibió una rigurosa formación clásica e hizo amigos íntimos que más tarde serían recompensados con puestos clave en su imperio empresarial. Estudió Derecho en la Universidad de Milán, donde empezó a perfeccionar sus habilidades empresariales vendiendo aspiradoras y sus ensayos universitarios. Durante un tiempo cantó en clubes nocturnos y en un crucero, lo que le enseñó mucho sobre micrófonos, iluminación sensible y cómo dispensar encanto.

Pronto empezó en serio su carrera empresarial, pidiendo dinero prestado al banco donde trabajaba su padre para crear su primera empresa, Edilnord, un negocio de construcción. Cuando el gobierno italiano desreguló las cadenas de televisión en 1974, Berlusconi fundó inmediatamente su propia empresa privada de televisión por cable para emitir en la región de Milán. La adquisición en 1979 de una filmcoteca de películas internacionales para añadir a su ya enorme lista italiana impulsó su expansión a la televisión nacional.

Pronto controló tres cadenas nacionales, una editorial, Mondadori, y un diario, Il Giornale. Su empresa, Fininvest, agrupaba cerca de 150 empresas. Su imagen pública en Italia aumentó considerablemente cuando compró en 1986 el AC Milan, un equipo de fútbol en crisis. Realizó grandes inversiones en el equipo, que se convirtió en uno de los mejores de Europa.

Cuando Berlusconi decidió entrar en política dos meses antes de las elecciones generales de 1994, el magnate de los medios de comunicación ya era uno de los hombres más ricos y poderosos de Italia. Bautizó a su nuevo partido con el nombre de Forza Italia, en honor a un cántico futbolístico traducido aproximadamente como “¡Vamos Italia!”, y seleccionó a un ejército de contables y directivos de su imperio empresarial para que se presentaran como posibles parlamentarios. Los votantes, hastiados, quedaron deslumbrados por su entusiasmo cuando se presentó a las elecciones. Se convirtió en Primer Ministro de coalición.

Forza Italia pretendía ocupar el lugar intermedio que había dejado vacante la derrota de la Democracia Cristiana. Ofrecía un paquete de medidas de derechas muy retórico y seductoramente publicitario, pero impreciso en cuanto a las medidas reales, más allá de prometer la recuperación instantánea de un país cuya imagen internacional había quedado dañada. Berlusconi pretendía repetir el milagro que ya había realizado en Fininvest: transformaría Italia en una empresa dinámica y próspera. Los votantes le creyeron. Cuando Berlusconi fue fotografiado con su bella y joven segunda esposa Veronica (de soltera Lario) junto a Bill y Hillary Clinton como anfitrión de la cumbre del G7 en Nápoles en el verano de 1994, su apoteosis parecía completa.

Fue un triunfo efímero. Su gobierno se derrumbó en diciembre de 1994 y fue sustituido como primer ministro por Lamberto Dini en enero de 1995.

Cuando Berlusconi volvió al poder con sus aliados de derechas en 2001, esta vez su administración duraría casi cinco años, el gobierno italiano más longevo desde la guerra.

Muchos atribuyeron su victoria electoral de 2001 a un truco típico de Berlusconi: durante la campaña había plagiado el “Contrato con América” del congresista estadounidense Newt Gingrich de 1994, comprometiéndose a firmar su propio “Contratto con gli Italiani”. En él, Berlusconi prometía simplificar el complejo sistema fiscal, reducir a la mitad el desempleo, desarrollar un programa masivo de obras públicas, subir las pensiones e inundar de policías las ciudades italianas asoladas por la delincuencia. Declaró que no se presentaría a la reelección si no cumplía al menos cuatro de los cinco compromisos.

No lo hizo, e incumplió su promesa. En 2002, llevó a Italia a la eurozona. Al año siguiente, se alineó con George W. Bush y Tony Blair en apoyo de la intervención militar estadounidense en Irak. Durante este periodo, el Primer Ministro británico recibió un recibimiento bochornoso de Berlusconi ante las cámaras cuando aceptó una invitación para visitar la villa del italiano en Cerdeña con su esposa, Cherie. Luciendo un pañuelo tras su último trasplante de pelo, Berlusconi saludó a Blair con un castillo de fuegos artificiales en el que se leía “VIVA TONY”.

La capacidad de Berlusconi para cometer lo que un opositor calificó de “meteduras de pata planetarias” no disminuyó durante el gobierno de 2001-2006. Causó furor en el Parlamento Europeo al comparar a un eurodiputado alemán con un “kapo” de un campo de concentración nazi. En una línea similar, dijo a unos periodistas británicos de visita que Mussolini había sido un “dictador benigno” que, en lugar de asesinar a sus oponentes, los había enviado “de vacaciones”, es decir, al exilio. A continuación, sugirió que el Primer Ministro danés debería tener una aventura con la esposa de Berlusconi, una antigua actriz, porque el danés era “guapo”. Más tarde tuvo que disculparse ante su esposa por coquetear en público con voluptuosas coristas de televisión, ofreciéndose a huir con una y casarse con otra.

Mientras tanto, le llovían órdenes de detención y acusaciones. En mayo de 2003 compareció ante un tribunal de Milán por cargos de corrupción que se remontaban a negocios de los años ochenta. A lo largo de sus juicios, algunos ganados y otros perdidos, siempre protestó por su inocencia. Uno de los procesos se interrumpió cuando sus aliados forzaron la aprobación parlamentaria de una ley que otorgaba inmunidad judicial a cinco altos cargos del Estado, incluido el Primer Ministro. La ley fue anulada por el Tribunal Constitucional italiano a principios de 2004, pero a finales de año Berlusconi había sido absuelto de estos cargos concretos.

Con el estancamiento de la economía, la impopularidad de la intervención militar en Irak y la persistencia de las acusaciones de corrupción personal, la popularidad de la coalición de gobierno empezó a caer en picada. Berlusconi, que ya no contaba con mayoría parlamentaria, tuvo que pedir la disolución formal del gobierno. Se le dio entonces la primera oportunidad de formar una nueva mayoría y consiguió arreglar una alianza, permaneciendo como Primer Ministro al frente de una nueva iteración de gobierno.

Berlusconi perdió por un estrecho margen las elecciones generales de 2006 y se negó a aceptar la derrota. Se retiró a su villa de Cerdeña, donde se animó con extravagantes fiestas a las que se sumaron las coristas de su imperio televisivo Mediaset. Tardó casi otro mes en presentar su dimisión al Presidente Ciampi.

Las elecciones generales de abril de 2008 se saldaron con una rotunda victoria de Berlusconi y sus aliados en ambas cámaras del Parlamento. En 18 meses, todo había vuelto a ir terriblemente mal. La aerolínea nacional, Alitalia, se declaró en quiebra y, en noviembre, Italia entró oficialmente en recesión. Para entonces, Berlusconi ya se había distanciado de algunos de sus partidarios más derechistas al pedir disculpas a Libia por los daños infligidos por Italia durante el periodo colonial, además de firmar un acuerdo de inversión de 5.000 millones de dólares a modo de compensación. En abril de 2009, después de que un terremoto sacudiera ciudades de la montañosa región de los Abruzos dejando cientos de muertos, Berlusconi instó a los damnificados a imaginar que estaban de vacaciones.

Peor aún fueron las acusaciones y revelaciones sobre la vida privada de Berlusconi. En mayo de 2009, su esposa Veronica le pidió el divorcio, alegando que no podía seguir con un hombre que “frecuenta a menores”. Esto ocurrió después de que Berlusconi asistiera a la fiesta del 18 cumpleaños de Noemi Letizia, una aspirante a modelo.

Lo más dramático fue la publicación de las transcripciones de las grabaciones de las conversaciones entre el primer ministro y una antigua “chica de compañía”, Patrizia D’Addario, que afirmaba haber dado a los fiscales pruebas de que se había acostado con Berlusconi en su residencia de Roma. Se difundieron fotografías de decenas de mujeres con poca ropa en la villa sarda de Berlusconi y de un ex primer ministro desnudo y excitado junto a la piscina. Las revelaciones de la primavera y el verano de 2009 desconcertaron sobre todo a los votantes católicos y provocaron un enfriamiento de las relaciones con el Vaticano.

En octubre de 2009, el Tribunal Constitucional anuló la ley, que había sido reactivada, por la que se concedía a Berlusconi inmunidad judicial mientras estuviera en el cargo. La decisión abrió el camino para que los fiscales renovaran las acusaciones contra Berlusconi, que iban desde evasión fiscal a presuntos vínculos pasados con la mafia. El juicio más importante se refería a las acusaciones de que Berlusconi había pagado 600.000 dólares al abogado británico David Mills para ocultarle información comercial incriminatoria. Mills ya había sido declarado culpable y condenado a cuatro años y medio de cárcel.

Y lo que es más inquietante, incluso sus partidarios empezaron a preguntarse si Berlusconi podía gobernar el país al tiempo que se defendía en los tribunales, especialmente cuando en octubre de 2010 se supo que había llamado a una comisaría para pedir la liberación de una joven de 17 años, Karima El Mahroug, también conocida como “Ruby la roba corazones”. Estaba detenida por robo y se decía que había asistido a una de las fiestas del primer ministro. Cuatro meses después, un juez de instrucción ordenó que Berlusconi fuera juzgado por abuso de poder y relaciones sexuales con una prostituta menor de edad. Tanto El Mahroug como Berlusconi negaron haber mantenido relaciones sexuales, pero incluso algunos de sus aliados más cercanos empezaron a perder la fe en él.

La crisis económica puso las cosas en su sitio. En julio de 2011, el FMI criticó a Berlusconi por no hacer lo suficiente para reducir la deuda pública italiana -una de las mayores de la eurozona- y por no impulsar amplios recortes del gasto. Tras unas conversaciones de crisis con el Presidente Napolitano, con quien mantenía una relación envenenada, anunció que dimitiría y que no volvería a presentarse como candidato.

Sin embargo, en 15 meses, Berlusconi volvió a ejercer su influencia en la política italiana. Durante las elecciones de febrero de 2013, sorprendentemente su bloque político se había quedado a un punto porcentual de ganar el mayor número de escaños, y logró impedir una mayoría de centro-izquierda. Sus resultados electorales fueron tanto más sorprendentes cuanto que se produjeron apenas cuatro meses después de que Berlusconi fuera condenado por primera vez por sus actividades empresariales, además de ser inhabilitado para ejercer cargos públicos tras ser declarado culpable de fraude fiscal. Fue condenado a un año de cárcel, pero quedó en libertad, pendiente de apelación. (La prohibición de ejercer cargos públicos sería levantada un año antes, en 2018, por un tribunal italiano citando su “buena conducta” desde la condena).

En marzo de 2013, Berlusconi fue condenado a otro año de prisión -de nuevo recurrible- por su implicación en la filtración de una escucha policial a un periódico dirigido por su hermano. Lo más sensacional de todo fue que, al mes siguiente, fue declarado culpable de haber pagado por mantener relaciones sexuales con Ruby, la ladrona de corazones, cuando aún era una bailarina de 17 años. Esta vez Berlusconi fue condenado a siete años de cárcel. Una vez más permaneció en libertad y fue absuelto en apelación.

A principios de 2014 finalizó su divorcio de Veronica y se le condenó a pagarle 30 millones de libras al año, aunque él aseguraba que era bastante más y solía culpar del resultado a una “cábala de jueces comunistas y feministas”. Le sobreviven su primera esposa, Carla Dall’Oglio, con la que se casó en 1965 y de la que se divorció en 1985, y Veronica, con la que se había casado en 1990. Dos hijos del primer matrimonio, Pier Silvio y Marina, ocupan puestos clave en la empresa familiar. Sus tres hijos del segundo matrimonio son Barbara, que también trabaja en la empresa familiar, Eleonora y Luigi.

A lo largo de los años, Berlusconi habría pagado millones de euros para comprar la discreción de las mujeres que habían participado o presenciado sus fiestas bunga bunga, pero no pudo silenciarlas a todas. Imane Fadil, una modelo que testificó en el juicio, describió stripteases en los que Berlusconi acariciaba y se dejaba acariciar, chicas bailando con trajes de monja y una modelo de glamour girando con una máscara de Barack Obama. Berlusconi eludió todos los detalles escabrosos, describiendo tales actuaciones en sus fiestas como “espectáculos burlescos”.

Quizá el mayor indicio de que Berlusconi era inquebrantable fue otro regreso político antes de las elecciones italianas de marzo de 2018. Rebosante de efectivo tras vender el AC Milan a inversores chinos, relanzó Forza Italia y se anunció como el único candidato que podía unir a la derecha del país con un billete antiinmigración.

Para los comentaristas veteranos, la reinvención política de Berlusconi -con una novia de 33 años del brazo, Francesca Pascale- no fue ninguna sorpresa. “Este hombre es duro. Es realmente duro”, dijo Giovanni Orsina, autor de Berlusconismo e Italia a The Guardian en 2018. “Haría cualquier cosa para no morir, literal y figurativamente, y está impulsado por una visión de que el mundo no puede existir sin él”.

Entonces, con 81 años, Berlusconi utilizó todos los trucos que pudo para hacer retroceder los años. Tom Kington, corresponsal de The Times en Roma, escribió un perfil de Berlusconi durante la campaña electoral: “La piel de su rostro parece depilada, empolvada y tironeada en todas direcciones, mientras que sus ojos parecen haberse empequeñecido con los años a medida que se han limado las arrugas que los rodean. En la parte superior, pelo trasplantado brota de un cuero cabelludo que parece haber sido pintado de negro.

“Mientras no estaba delante de la cámara, el equipo de maquillaje de Berlusconi se acercó y se agolpó a su alrededor como mecánicos en una parada en boxes de Fórmula Uno, formando una barrera humana para que no pudiéramos ver qué alquimia se estaba llevando a cabo en su rostro”.

Sea como fuere, el partido de extrema derecha Liga de Matteo Salvini obtuvo más votos que Forza Italia en las elecciones de 2018; los partidos de derecha no consiguieron suficientes escaños para formar un gobierno de coalición.

Poco después se estrenó la película italiana Loro (Ellos), que abordaba muchos de los escándalos en los que se vio envuelto Berlusconi. Su agitada vida también inspiró un musical del West End, representado este año en el Southwark Playhouse de Londres.

Berlusconi puso fin a su relación con Pascale en 2020 para iniciar una nueva con Marta Fascina, diputada de Forza Italia unos 53 años menor que él. Siguió liderando su partido político a pesar de varios sustos de salud a lo largo de los años, incluida una operación de corazón para sustituir una válvula aórtica, cáncer de próstata, Covid-19 y, más recientemente, leucemia. Nada de esto le impidió hacer campaña en las elecciones generales del pasado septiembre, cuyo resultado vio a su partido hacerse con el poder en coalición con los Hermanos de Italia de la primera ministra Giorgia Meloni y la Liga de Salvini.

Así fue como Berlusconi se mantuvo activo en política hasta el final, sobreviviendo a todos los escándalos imaginables. La única condena de la que no pudo escapar fue la de su propia mortalidad.

Silvio Berlusconi, primer ministro y empresario italiano, nació el 29 de septiembre de 1936. Murió el 12 de junio de 2023, a los 86 años de edad, tras repetidos ataques de mala salud.

Copyright © 2023 SalaStampa.Eu, especial para DC24.News – Corrientes, República Argentina

Comparte esta noticia.