martes, mayo 21, 2024

Actualidad, Guerra, Internacionales

Los ataques de Gaza a Israel, hora a hora

DC24.News, 7/10/2023

La invasión de Hamás comenzó a las 6 de la mañana, cuando parapentes y camiones irrumpieron en las defensas israelíes. Se oían gritos mientras los combatientes tomaban prisioneros.

Hay cientos de muertos en ambos bandos después de que Hamás disparara miles de cohetes contra Israel, que respondió con ataques contra Gaza. El grupo palestino que controla Gaza atacó Israel por tierra, mar y aire en una operación sin precedentes por su ambición y ferocidad. También se cree que más de 50 rehenes israelíes fueron llevados por la fuerza a Gaza.

Binyamin Netanyahu, primer ministro israelí, cuyo gobierno se enfrenta a protestas internas masivas desde principios de año, declaró que el país estaba “en guerra”. Prometió que el “enemigo pagará un precio sin precedentes”. El Presidente Biden afirmó que Estados Unidos apoyaba a Israel de forma “sólida e inquebrantable”.

Bar Perry se despertó con el sonido de la guerra. A las 6 de la mañana oyó el ruido de cohetes, seguido de sirenas, en su ciudad natal de Sderot, Israel, a una milla de Gaza. Muy pronto empezó a recibir mensajes sobre hombres armados palestinos que recorrían la ciudad, llamaban a las puertas, las derribaban y se llevaban a la gente. “Disparaban a la gente y entraban en las casas, secuestraban a la gente”, dijo Perry, de 36 años, que el sábado por la tarde seguía atrapada en una habitación segura con su marido y su perro. “La gente compartió imágenes de las cámaras de seguridad que mostraban cómo sucedía todo. Había disparos, gritos. La cantidad de terror y crueldad es incomparable. Es como una película de terror”.

A primera hora del sábado, los combatientes palestinos iniciaron su incursión más audaz y brutal contra Israel en décadas. Antes del amanecer, la valla altamente vigilada que separa Gaza de Israel fue violada. Las tropas de Hamás inundaron el país por tierra, mar y aire. Los combatientes palestinos incendiaron tanques y ocuparon ciudades, y al parecer decenas de israelíes fueron llevados a Gaza como rehenes. Vídeos no verificados en las redes sociales los muestran esposados y ensangrentados, paseados por las calles por terroristas de Hamás que portan Kalashnikovs.

Hombres armados de Hamás se infiltran en Israel
Desde Gaza se dispararon miles de cohetes e Israel lanzó ataques aéreos en represalia. Poco más de tres horas después del lanzamiento de los primeros cohetes, el gobierno israelí declaró que el país estaba en guerra. Al parecer, el ataque pilló por sorpresa a las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), ya que se produjo en Shabat y en la festividad de Simchat Torá.

La primera señal del ataque se produjo hacia las 6 de la mañana, cuando Hamás, el grupo islamista palestino, lanzó una andanada de cohetes contra el sur de Israel. Esto sirvió de cobertura para una infiltración de combatientes a través de la frontera, reconocida por las IDF a las 7.30 de la mañana. La frontera entre Israel y Gaza es una de las más fortificadas del mundo, defendida no sólo por barricadas de cemento, torres de vigilancia e interminables hileras de alambre de puas, sino también por los supuestamente avanzados sistemas de seguridad y vigilancia de Israel.

El confín está fuertemente custodiado por soldados, y cualquiera que lo cruce tiene que caminar una distancia considerable por tierra de nadie para llegar al lado gazatí, tras minuciosos controles de seguridad israelíes. “Fue un ataque combinado, lo hicieron simultáneamente”, dijo el mayor Nir Dinar, de las IDF. “Por los vídeos podemos ver que la valla está cortada, lo que nos sorprendió porque es muy fuerte y nunca había ocurrido hasta ahora. Es sorprendente que lo hayan hecho. En algunos lugares, volaron la valla con artefactos explosivos improvisados. Luego la atravesaron con vehículos”. Al mismo tiempo, dijo, combatientes que utilizaban parapentes aterrizaron en Israel.

Las Brigadas Qassem, brazo militar de Hamás, publicaron un vídeo de producción impecable, parte del cual parecía filmado con cámaras GoPro y drones, que aparentemente mostraba a sus combatientes sobrevolando el muro fronterizo en los planeadores motorizados justo después del amanecer, antes de asaltar un puesto del ejército israelí.

Un vídeo compartido por la marina israelí mostraba a un grupo de hombres vestidos de negro acercándose a la costa a gran velocidad, agazapados en una pequeña embarcación, antes de salir despedidos del agua por una explosión. La marina afirmó que mostraba un ataque fallido de los comandos navales de Hamás. Las autoridades israelíes han expresado en repetidas ocasiones su preocupación por el programa marítimo de Hamás, que, según afirman, podría utilizarse para perpetrar atentados desde el mar.

Afluencia de hombres armados
A las 8 de la mañana, Hamás había reivindicado la autoría de los atentados. Mohammed Deif, jefe de las Brigadas Qassem, dijo: “Ya hemos advertido antes al enemigo. La ocupación cometió cientos de masacres contra civiles. Cientos de mártires y heridos han muerto este año debido a los crímenes de la ocupación. Anunciamos el comienzo de la Operación Inundación de Al-Aqsa”. La mezquita de Al-Aqsa de Jerusalén es el tercer lugar más sagrado del Islam y se encuentra en la zona que los judíos llaman Monte del Templo.

Hamás afirmó haber lanzado 5.000 cohetes en los primeros 20 minutos de la batalla, pero esa cifra fue rebatida posteriormente por las IDF que la cifraron en 2.200 en seis horas. Para contextuar tal cifra, 4.000 cohetes fueron lanzados desde Gaza contra Israel durante la guerra de 50 días de 2014.

Tras la ruptura de la valla fronteriza, los combatientes de Hamás penetraron en territorio israelí. El Times of Israel informó de combates en siete localidades con tiroteos en las ciudades de Kfar Aza, Sderot, Sufa, Nahal Oz, Magen, Be’eri y la base militar de Re’im.

En un vídeo, una excavadora se estrelló contra la valla fronteriza de Gaza, arrancando con ella alambre de pua y permitiendo el paso de palestinos. Otro vídeo mostraba a una docena de combatientes atravesando en motocicletas un agujero en la valla de 6 metros de altura coronada por alambre de espino. Hubo informes de personas que huyeron después de que los asistentes a una fiesta en el desierto de Re’im sufrieran una emboscada de Hamás. Omar, que estaba en la fiesta, dijo a Haaretz: “De repente empezaron los disparos y vimos a gente corriendo hacia nosotros con armas. La gente corría en todas direcciones, se subía a cualquier vehículo que veía y huía del lugar.

Los vídeos que circulan por las redes sociales muestran a combatientes palestinos conduciendo vehículos del ejército por las calles israelíes. Llevaban chalecos antibalas y sostenían sus ametralladoras en alto. Tanques israelíes a lo largo de la frontera parecen haber sido capturados por Hamás e incendiados.

En otro lugar, un hombre que parecía ser un soldado israelí de uniforme fue sacado vivo de un tanque en llamas por tres combatientes palestinos, mientras la persona que grababa la película se reía.

Cuando los palestinos entraron en el sur de Israel, vídeos filmados por residentes muestran cómo se despliegan en los cruces de los barrios residenciales, disparando a los transeúntes. Los residentes de Be’eri dijeron que los atacantes iban de casa en casa. Los disparos resonaban mientras los residentes se encerraban en sus casas. En Sderot, los invasores tomaron el control de la comisaría de policía.

Adel Raemer, profesor de inglés jubilado, se despertó por el ruido de los cohetes en el kibutz de Nirim, cerca de la frontera. “Hay terroristas que se han infiltrado en mi comunidad, en mi kibutz”, dijo, con la voz temblorosa. “Van puerta por puerta e intentan entrar. Abrí la puerta de mi habitación segura y vi que habían roto el pestillo de mi ventana, así que intentaron entrar en mi casa.”

Al parecer, tanto civiles como soldados israelíes han sido tratados con una brutalidad excepcional por Hamás. Un vídeo muestra a una joven israelí retenida a punta de pistola, con las manos atadas a la espalda, obligada a subir a un jeep por los combatientes mientras otros la aclaman.

Un vídeo no verificado muestra a lo que parece ser un soldado israelí inconsciente sacado a rastras de un coche a la calle, donde recibe patadas y pisotones. Otro muestra a una anciana conducida en un carrito de golf acompañada por tres combatientes de Hamás.

En las redes sociales circularon imágenes de israelíes muertos a tiros mientras conducían sus coches, desplomados sobre los volantes o tirados en la carretera.

A las 9.20 horas, Yoav Gallant, ministro de Defensa israelí, declaró que Hamás había cometido un “grave error” al iniciar una guerra. Los soldados israelíes están “luchando contra el enemigo en todos los puntos de infiltración. El Estado de Israel ganará esta guerra”, afirmó.

Las fuerzas de defensa lanzaron entonces la “Operación Espadas de Hierro”, afirmando que decenas de aviones de combate estaban llevando a cabo ataques contra objetivos de Hamás en la franja de Gaza.

Los cohetes chillaban en ambas direcciones. Funcionarios palestinos afirmaron que las represalias de Israel habían causado al menos 198 muertos y 1.610 heridos, mientras los habitantes de Gaza se apresuraban a abastecerse de alimentos y agua.

Los palestinos rompieron la valla de Gaza y destruyeron tanques y material militar

En Ashkelon, al norte de la frontera, el cielo se llenó de columnas de humo procedentes de coches alcanzados por cohetes. Había metralla esparcida por las calles. Más tarde, los cohetes alcanzaron ciudades del centro y el sur de Israel, llegando hasta Jerusalén. A las 10.40 de la mañana, casi 200 israelíes habían resultado heridos y se había confirmado la muerte de al menos seis personas. Poco después, un funcionario del gobierno israelí declaró que se estaba iniciando una investigación sobre cómo la inteligencia israelí no descubrió que se avecinaba un ataque tan grande y bien coordinado.

Netanyahu dijo que el país estaba en “guerra” y que “vencerá”. “Nuestro enemigo pagará un precio que nunca ha conocido”, dijo en un vídeo.

Israel envió aviones de combate para atacar a Hamás, movilizó a reservistas de todas las unidades de las IDF, desplegó escuadrones de artificieros para limpiar los restos de cohetes y lanzó una operación para “reforzar” las comunidades cercanas a Gaza. Hacia el mediodía había 21 “frentes activos” y las IDF aún no habían recuperado el control de ninguna de las localidades infiltradas en el sur de Israel, con al menos 60 combatientes palestinos en libertad.

Gritos de auxilio
La tensión era elevada desde hacía varias semanas, tras una serie de atentados de “lobos solitarios” en Israel perpetrados por pistoleros palestinos y actos de violencia en Cisjordania. Las operaciones militares israelíes habían tenido como objetivo el campo de refugiados de Yenín.

Los civiles israelíes pidieron ayuda a gritos, diciendo que habían pasado horas de infiltración masiva sin noticias de rescate, mientras sus vecinos eran llevados por los terroristas.

Por la tarde todavía no había llegado la ayuda para Adel Raemer, en el kibutz de Nirim. “Estamos esperando a que venga el ejército, pero es masivo”, dijo. “Está tan extendido que a las IDF les está costando seguir el ritmo”. A las 15.20 horas se había confirmado la muerte de más de 70 israelíes y había otros 908 heridos.

Los ataques aéreos se intensificaron, Israel tratando de recuperar su terreno, Hamás tratando de mantenerlo. Las Brigadas Qassem publicaron un vídeo que, según ellas, era una grabación de un avión no tripulado de Hamás en el que se veía un ataque que había alcanzado un tanque Merkava israelí.

Media hora más tarde se produjo otro ataque, esta vez contra una instalación militar israelí. Israel intensificó sus bombardeos sobre la Franja de Gaza a medida que avanzaba el día, y los misiles alcanzaron dos rascacielos que, según las fuerzas armadas israelíes, albergaban la “infraestructura militar” de Hamás, así como la Torre Palestina, en el corazón de la ciudad de Gaza.

Un edificio de 11 plantas fue arrasado en cuestión de segundos, desatando nubes de polvo negro y llamas al cielo y cubriendo las calles de escombros.

Médicos Sin Fronteras declaró que la aviación israelí había atacado dos hospitales, matando a una enfermera y a un conductor de ambulancia. “Los centros sanitarios no pueden convertirse en objetivos”, declaró la organización. “Pedimos a todas las partes que respeten las infraestructuras sanitarias, que deben seguir siendo un santuario para las personas que buscan tratamiento”. Más tarde, Israel afirmó haber librado algunas zonas de combatientes de Hamás.

“En algunos lugares hemos confirmado que ya no hay terroristas y que ahora es seguro, pero sigue habiendo terroristas en otros sitios”, declaró Dinar, de las FDI. “Se calcula que cientos de terroristas de Hamás han entrado en Israel. No hay pruebas de que hayan ido más allá del sur de Israel, pero ha habido intentos.”

A las 6 de la tarde, 12 horas después de que Bar Perry se despertara con el ruido de los cohetes, seguían los combates en 22 localidades cercanas a Gaza.
La batalla siguió intensificándose durante la noche. El ministro israelí de Energía e Infraestructuras, Israel Katz, cortó el suministro eléctrico a la Franja de Gaza, por lo que los hospitales tuvieron que recurrir a generadores para atender a los heridos.

Se disparan cohetes contra Israel desde el norte de la Franja de Gaza

En represalia, Hamás lanzó una andanada de cohetes sobre Tel Aviv y sus alrededores hacia las 20.15 hora local. Dos de los cohetes impactaron directamente en viviendas, causando 10 heridos. También se derrumbó una casa en Tel Aviv debido a un impacto directo. No estaba claro cuántos fueron interceptados. Hasta las 21.30 hora local, al menos 200 israelíes habían muerto en los ataques, y más de 230 palestinos.

Netanyahu se dirigió a la nación. Afirmó que Israel “llegará a todos los lugares donde se esconda Hamás” y “les digo a los residentes de Gaza: marchaos ahora porque actuaremos en todas partes y con toda nuestra fuerza”, dijo, haciendo caso omiso de la realidad práctica de que la mayoría de los gazatíes no pueden marcharse. Prometió “destruir las capacidades de Hamás”, pero dijo que la victoria “llevará tiempo” conseguirla. Y añadió: “Les golpearemos hasta el amargo final y vengaremos con la fuerza este día negro que han traído sobre Israel y su pueblo”.

Para los millones de personas afectadas en ambos bandos, el conflicto no tiene fin a la vista.

Copyright © 2023 SalaStampa.Eu, especial para DC24.News – Corrientes, República Argentina

Comparte esta noticia.