martes, abril 16, 2024

Internacionales

El Papa compara a la UE con una dictadura por sus intentos de prohibir la Navidad

El Papa Francisco habla con los periodistas mientras regresa a Roma tras su visita a Chipre y Grecia

El Papa Francisco ha comparado a la UE con una dictadura en su intento de imponer reglas “woke” sobre el lenguaje.

El Papa, de 84 años, dijo que el bloque corre el riesgo de desmoronarse si se convierte en un vehículo de “colonización ideológica”, al dejar Grecia tras un viaje de cuatro días.

Bruselas retiró la semana pasada una guía de 32 páginas sobre el lenguaje inclusivo que aconsejaba al personal decir “inducido por el hombre” en lugar de “hecho por el hombre” y evitar la referencia a la Navidad durante las fiestas.

Ante las protestas, Helena Dalli, Comisaria Europea de Igualdad, dijo que la guía “necesitaba claramente más trabajo”.

Tratar de prohibir esos términos cristianos equivalía a “una moda, un laicismo aguado”, dijo Francisco. “Es algo que a lo largo de la historia no ha funcionado”.

“En la historia, muchas dictaduras han intentado hacer estas cosas. Pienso en Napoleón, en la dictadura nazi, en la comunista”.

El Papa dijo que, aunque creía que la UE era “necesaria”, no debía tratar de borrar las diferentes identidades de los países del bloque.

“La Unión Europea… debe tener cuidado de no tomar el camino de la colonización ideológica. Esto podría acabar dividiendo a los países y haciendo fracasar a la UE”.

Francisco, que habló a bordo del avión papal que le llevaba de vuelta a Roma, dijo que los mandarines de Bruselas “deben respetar… la variedad de países y no querer uniformarlos. No creo que lo haga… pero tenga cuidado, porque a veces vienen y lanzan proyectos como éste”.

El Papa se ha ganado la fama de decir lo que piensa durante estas ruedas de prensa a bordo con los periodistas que le acompañan en sus visitas apostólicas. A su regreso de Brasil, en 2013, fue célebre su frase “¿Quién soy yo para juzgar?” cuando le preguntaron por el papel de los homosexuales en la Iglesia católica.

El Vaticano criticó el documento de la Comisión Europea cuando se publicó la semana pasada. El cardenal Pietro Parolin, que como secretario de Estado es el primer ministro de facto del Vaticano, condenó cualquier intento de cancelar “nuestras raíces, la dimensión cristiana de nuestra Europa, especialmente en lo que respecta a las fiestas cristianas”.

“Sabemos que Europa debe su existencia y su identidad a muchas influencias, pero ciertamente no podemos olvidar que una de las principales influencias, si no la principal, fue el propio cristianismo”, dijo el cardenal.

En un amplio intercambio de opiniones con los periodistas, Francisco también pidió cautela en la “interpretación” del informe condenatorio sobre los abusos sexuales a menores por parte del clero católico francés, diciendo que una “situación histórica” debe verse en su contexto.

Una investigación histórica supervisada por una comisión independiente confirmó en octubre los extensos abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes en Francia desde la década de 1950 hasta 2020.

“Cuando hacemos este tipo de estudios, debemos estar atentos a la interpretación que hacemos de ellos”, dijo. “Los abusos de hace 100 años o de hace 70 años, era una brutalidad. Pero la forma en que se vivía no es la misma que la de hoy”, dijo. “Por ejemplo, en el caso de los abusos en la iglesia, la actitud era encubrirlos, una actitud que desgraciadamente sigue existiendo hoy en un gran número de familias”.

Añadió que la “situación histórica” debe interpretarse con los criterios de la época. El Papa, que tras la publicación del informe expresó su “vergüenza”, reveló que no lo había leído él mismo, pero que lo discutiría con los obispos franceses cuando le visitaran a finales de este mes.

Francisco también dijo que estaba dispuesto a viajar a Moscú para reunirse con el jefe de la Iglesia Ortodoxa rusa. Sería el primer viaje de un Papa a Rusia.

El Papa ya se ha reunido antes con el Patriarca Kirill: en 2016 tuvieron un histórico encuentro en terreno neutral en Cuba. Fue el primer encuentro entre los jefes de las dos mayores iglesias cristianas desde que el cristianismo se dividió en las ramas occidental y oriental en el siglo XI, un acontecimiento conocido como el Gran Cisma.

“Estoy dispuesto a ir a Moscú, para dialogar con un hermano”, dijo el Papa, añadiendo que el encuentro con Kirill estaba en un “horizonte no lejano”.

Copyright © 2021 Diana Casco Network / PanPress.eu / SalaStampa.eu – All Rights Reserved

Comparte esta noticia.