domingo, julio 21, 2024

Actualidad, Internacionales, Política

Los Pulmones de la Tierra respiran aliviados por la victoria electoral de Lula

El presidente Bolsonaro permitió la explotación de la selva amazónica de Brasil. Su derrota frente a su rival de izquierdas ha sido acogida con satisfacción por los conservacionistas, aunque con una pizca de cautela. Hubo un fuerte aumento de la deforestación de la Amazonia poco antes de las elecciones, en previsión de que se tomaran medidas drásticas bajo Lula.

Los funcionarios brasileños que luchan por la protección de la Amazonia han saludado la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en las elecciones presidenciales frente al presidente Bolsonaro como un salvavidas para una selva tropical explotada impunemente bajo el mandato del actual mandatario.

El desmantelamiento de los organismos medioambientales por parte de Bolsonaro y su retórica despectiva permitieron una aplicación laxa de la ley contra la tala y la minería ilegal, lo que dio lugar a que las tasas de deforestación alcanzaran el año pasado su nivel más alto en 15 años.

Antes de las elecciones, se produjo un aumento de la tala y la quema de árboles para dar paso a ranchos de ganado, minas y otros desarrollos, ya que los individuos y los grupos del crimen organizado se prepararon para una represión si Lula asumía el cargo. Los datos de los satélites mostraron que la deforestación aumentó considerablemente en septiembre, con una superficie casi dos veces mayor que la de la ciudad de Nueva York, un récord para el mes.

¿Quién es Lula da Silva, el antiguo y futuro presidente de Brasil?

La victoria de Lula es un alivio para los funcionarios que actúan sobre el terreno en la lucha contra la deforestación ilegal. Su papel va desde la destrucción de los vehículos de los madereros hasta la imposición de multas. El propio Bolsonaro se jactó de que las multas emitidas por el Ibama, la agencia federal de medio ambiente, se redujeron en un 80% bajo su liderazgo.

Un funcionario de la agencia, que no quiso ser nombrado, dijo que el cambio de gobierno era una buena noticia. “La deforestación se redujo bajo Lula durante sus anteriores mandatos entre 2003 y 2010. Él tiene un compromiso con la administración pública”, dijeron. Sin embargo, dijeron que para cambiar la tendencia se necesitaría algo más que el temor a la aplicación de la ley por parte de los delincuentes. “Necesitamos más personal, mejores tecnologías de la información y mejores equipos. Llevamos cinco años sin que nos suban el sueldo”.

Marcos Amend, economista medioambiental de la Wildlife Conservation Society, una organización sin ánimo de lucro, se hizo eco de esta opinión: “Vamos a tener que lidiar con la inercia. Hay toda una cultura de impunidad construida bajo Bolsonaro”. Por ejemplo, dijo que será difícil actuar contra los miles de mineros ilegales que se han instalado en las tierras de la tribu yanomami en los últimos años.

 En Manaos, la mayor ciudad del estado de Amazonas, las banderas que adornan las camionetas y los balcones de los apartamentos indican el apoyo a Bolsonaro, que fue el candidato más votado en la región en la primera ronda de las elecciones del 2 de octubre. Sin embargo, muchos habitantes de esta ciudad de dos millones de habitantes se sintieron decepcionados por lo poco que se ha preservado la selva circundante, un ecosistema rebosante de biodiversidad que a veces se describe como el “pulmón de la Tierra” por su papel en la conversión del dióxido de carbono de la atmósfera en oxígeno, en la campaña electoral.

“Ninguno de los candidatos habló de ello. Yo vivo en el Amazonas, así que necesito que la gente hable de ello”, dijo Oniarte Albuquerque, un profesor de geografía que visita el Bosque da Ciencia, un trozo de selva tropical dentro de los límites de la ciudad. Otros se mostraron cínicos sobre lo que haría Lula. “Dice que la preservará, pero entre bastidores la robará”, dijo Leonardo Rodrigo-Silva, trabajador de logística.

Daños en la selva tropical de Nova Bandeirantes, en el estado de Mato Grosso

La moral y los recursos son bajos entre los encargados de proteger a los indígenas. Un funcionario anónimo de la Funai, la agencia federal indígena, dijo que la agencia no daba abasto, con menos de dos docenas de empleados para detener a la gente que entraba en un área del tamaño de Portugal: “Creo que va a llevar tiempo cambiar las cosas”, dijo.

Sin embargo, añadieron: “No es sólo un asunto del gobierno de Lula. Los países ricos de Europa y Norteamérica tienen que entender que la pobreza no puede ser aceptable, es lo que hace posible la tala de árboles. No es una carga sólo para Brasil”.

La victoria de Lula ha cambiado la dinámica internacional. El gobierno de Bolsonaro criticó un fondo internacional que gastó más de 1.000 millones de dólares en apoyar proyectos de la sociedad civil para conservar la selva, lo que llevó a la suspensión del pago por parte de donantes como Alemania y Noruega. Sin embargo, Carlos Nobre, de la Universidad de São Paulo, dijo que ahora espera que esos países vuelvan a financiar el Fondo Amazónico.

Una de las primeras señales de cambio puede producirse en Egipto, en la próxima conferencia sobre el clima de Cop27. El equipo de campaña de Lula ha estado hablando con los gobiernos de la República Democrática del Congo e Indonesia, países igualmente asolados por la deforestación, para aprovechar la conferencia para anunciar una nueva alianza de preservación de los bosques en la que los países más ricos paguen por créditos de carbono para mantener intactas las selvas tropicales.

Queda por ver si este compromiso servirá de algo sobre el terreno. Incluso bajo el mandato de Bolsonaro, Brasil fue uno de los más de cien países que prometieron en la Cop26 de Glasgow el año pasado acabar con la deforestación para 2030. En cambio, la pérdida de bosques en Brasil se ha acelerado.

La presión internacional para frenar la deforestación es cada vez mayor, e incluso se están preparando leyes en el Reino Unido y la UE para obligar a las empresas europeas a hacer mayores esfuerzos para garantizar que la soja, la carne de vacuno, el café y otros productos forestales que compran no están vinculados a actividades ilegales.

Aunque Lula no fue un gran ecologista la última vez que estuvo en el poder -dio luz verde a la controvertida presa de Belo Monte en la Amazonia-, la deforestación se redujo de 21.000 km2 en 2002 a 7.000 km2 en 2010, su último año como presidente. “Esperamos que el ritmo de destrucción de la Amazonia se reduzca con Lula, como ocurrió la última vez que estuvo en el cargo”, dijo Carlos Rittl, de la organización no gubernamental Rainforest Foundation Norway.

Los ecologistas y los funcionarios del gobierno también tienen una visión sobria sobre lo que realmente podrá lograr dentro de las limitaciones de la política brasileña. Ricardo Salles, ex secretario de Medio Ambiente de Bolsonaro, que fue filmado diciendo que la distracción de la pandemia sería una forma de impulsar la desregulación ambiental, ha sido reelegido en el Congreso. Y la victoria de Lula no altera la probabilidad de que el proyecto de la carretera BR319 siga adelante para unir el llamado arco de destrucción en el sur del país con partes relativamente indemnes de la selva más al norte.

La magnitud del reto al que se enfrenta Lula quedará clara en Noviembre, cuando el INPE, la agencia espacial brasileña, haga públicas las cifras anuales de deforestación. Los datos preliminares de los satélites sugieren que se eclipsarán los 13.000 km2 destruidos el año pasado, un nivel no registrado desde 2006.

A pesar de la ardua tarea de Lula, su victoria ha traído esperanza a muchos. Vanda Witototo, una enfermera de 33 años que vive en un barrio pobre de indígenas donde Manaos se encuentra con la selva, dijo que la vida bajo Bolsonaro había sido dura. “No hay un solo día en que no luchemos”, dijo. “Quizá ahora podamos tener una vida diferente”.

Copyright © 2022 SalaStampa.Eu especial para DC24.News – Diana Casco Network – Corrientes, República Argentina

Comparte esta noticia.