jueves, febrero 09, 2023

Deportes, Internacionales

Los hinchas del Manchester City celebran mientras invaden el campo al final del partido de fútbol de la Premier League inglesa

Pepe Guardiola condenó a los hinchas del Manchester City que agredieron hasta tres veces a Robin Olsen, el portero del Aston Villa, en otro partido de la Premier League que se convirtió en una invasión de campo.

El guardameta parece haber recibido un total de cinco golpes, dos de ellos accidentales, cuando las delirantes celebraciones del título del Manchester City se salieron rápidamente de control.

Guardiola repudió el comportamiento y dijo “lo sentimos mucho” después de que Olsen fuera llevado con la cabeza entre las manos, tras haber sido golpeado en la nuca, empujado y burlado, como se ve en las imágenes televisivas.

Roy Keane, el comentarista de Sky Sports, expresó su temor a un eventual apuñalamiento, después de que la semana pasada también se vieran enfrentamientos “vergonzosos” en el campo con aficionados del Everton, Port Vale y Nottingham Forest.

A pesar de la presencia de más policías en el Etihad, la invasión masiva del terreno de juego desbordó rápidamente la seguridad, y los hinchas del City también se subieron a las porterías y rompieron un travesaño. Olsen se libró de las lesiones, pero pareció inicialmente herido en las imágenes de vídeo en las que se le golpea en la cabeza, se le golpea por segunda vez y luego es empujado por la espalda por otro aficionado.

“Lo siento mucho”, dijo después Guardiola al reflexionar sobre el incidente de Olsen y otros enfrentamientos entre jugadores y aficionados durante éstos últimos días. “Lo siento mucho en nombre del club por Olsen y el Aston Villa. No creo que haya habido intenciones sino las emociones de la gente allí. Siempre es difícil entender por qué la gente responde de esa manera y no se puede celebrar que haga este tipo de cosas. Ojalá podamos descubrir quién fue la persona y sea castigada. No sé cómo detener ésto; no se pueden poner 1.000 guardias para controlar a toda la gente allí. Lo sentimos mucho. Es la mala noticia de hoy”.

Un jugador del City, no identificado, también fue golpeado inadvertidamente por un aficionado que se acercó corriendo y chocó con él mientras se deslizaba por el césped. Después de que Steven Gerrard dijera en una rueda de prensa posterior al partido que “mi portero fue agredido”, el City no tardó en pedir disculpas, prometiendo una “prohibición indefinida de acceso al estadio” para los infractores implicados.

El equipo de Pep Guardiola necesitaba la victoria para conseguir su cuarto título en cinco temporadas, algo que lograron con tres goles en cinco minutos para vencer al Aston Villa.

Kevin De Bruyne fue acosado antes de ser rodeado inmediatamente por los comisarios y la policía, que lucharon entre la multitud para ponerlo a salvo. Los aficionados, entre los que había niños y niñas en edad escolar, también se subieron a las porterías, provocando el derrumbe de uno de los travesaños.

Los agentes de seguridad emitieron un mensaje por megafonía en el que se pedía a los hinchas que abandonaran el terreno de juego y se mostraba una señal de advertencia en las pantallas gigantes. Sin embargo, en la misma semana en la que el entrenador del Crystal Palace, Patrick Vieira, se vio envuelto en un enfrentamiento con un hincha del Everton, la Premier League se enfrenta este verano a una intensa presión para frenar el aumento de los desórdenes entre los aficionados.

Vieira, que habló por primera vez del incidente tras la victoria del Palace por 1-0 en la última jornada contra el Manchester United, pidió que tanto la liga como la Asociación de Fútbol tomaran medidas más contundentes.

El ex campeón del mundo de Francia no estaba acompañado por el personal o la seguridad cuando se desquitó de los insultos de un aficionado del Everton a mediados de la semana. “No sabes lo que puede pasar”, dijo. “Cuando no sabes lo que puede pasar, por supuesto que temes por cualquier cosa, por los jugadores. Queremos estar seguros y la mejor manera de hacerlo es reflexionar sobre cuál es la mejor manera de que ese tipo de cosas no ocurran en el campo. Como entrenador, director, jugador o personal queremos estar seguros en nuestro lugar de trabajo. Creo que la FA y la Premier League tienen un gran problema que resolver”.

Es probable que las últimas escenas en el Manchester City atraigan el interés de la Asociación de Fútbol. El City pidió disculpas a Olsen y dijo que el club “ha iniciado una investigación inmediata y, una vez identificada, la persona responsable será sancionada con una prohibición indefinida en el estadio”.

Copyright © 2022 PanPress.eu / SalaStampa.eu para DC24.News – Derechos Reservados

Comparte esta noticia.