domingo, octubre 24, 2021

., Economía, Internacionales

La guerra del gas de Putin con Europa está lejos de terminar

Buque gasero para GNL

Los mercados del gas han aprovechado la promesa de Vladimir Putin de rescatar a Europa de una debacle épica este invierno, pero han saltado una advertencia: la vinculación explícita a la certificación legal del gasoducto Nord Stream 2 en sus condiciones de estrangulamiento.

El regulador alemán tardará hasta cuatro meses en dar luz verde provisional, momento en el que Bruselas dispone de otros dos meses para revisar el proceso. Cualquier intento de apurar un compromiso sucio -es decir, una capitulación- corre el riesgo de desencadenar una reacción política y jurídica en cadena que sería muy peligrosa para Bruselas.

Yuriy Vitrenko, jefe del nexo energético ucraniano, afirma que el objetivo táctico de Putin es crear un caos tan inmediato que Berlín y Bruselas acepten la aprobación de emergencia de los flujos de gas antes de que se complete la certificación.

De resultar así Nord Stream 2 sería un “hecho sobre el terreno” y políticamente irreversible. En Moscú se habla de que el Kremlin podría prescindir de todas las formalidades y empezar a empujar el gas sin permiso, desafiando entonces a una Europa hambrienta de energía a detenerlo.

Ni que decir que Rusia no tiene capacidad suficiente para resolver la escasez mundial de gas por sí sola, dada la disminución de la producción en los antiguos yacimientos soviéticos de Siberia occidental y los crecientes compromisos con Turquía y China.

Las causas subyacentes de la crisis son otras y se conocen bien: una primavera fría y húmeda en Europa, el paso del carbón al gas debido a la subida de los precios del carbon, una recuperación industrial en forma de V en todo el mundo y una sequía en Sudamérica que obligó a cambiar la energía hidráulica por el gas natural licuado (GNL).

La causa es, sobre todo, el aumento de la demanda china de Gas natural licuado (GNL), en parte debido a la carrera por el gas en los hogares y al cierre paralelo de las minas de carbón trampa en Shanxi y Mongolia, a principios de este año. Por tanto, serán los acontecimientos en China los que determinen el precio de nuestro gas este invierno, y no las elípticas declaraciones de Putin.

Pero el Sr. Putin puede influir en los precios al margen, y el margen es bastante bueno en circunstancias de pánico parabólico. “Esto habría sido imposible hace un año. La negativa deliberada de Gazprom a bombear un poco más de gas es la gota que colma el vaso”, dijo el economista ruso Maxim Blunt.

Este episodio es una oportunidad única para que el Kremlin intente matar dos pájaros estratégicos de un tiro: castrar a Ucrania mediante el Nord Stream 2, y subvertir el Acuerdo Verde de Europa antes de que se concrete. “¿Quieren descarbonización? Te mostraremos la descarbonización”, dijo Mikhail Krutikhin, un veterano de la energía rusa en RusEnergy y autor de un cáustico blog moscovita.

“La idea es: Primero, haremos que os congeléis este primer invierno y reduzcáis los flujos de gas, y luego me diréis si necesitáis estos molinos de viento. Volveréis arrastrándoos de rodillas, suplicando ayuda y olvidándoos de las leyes energéticas europeas antimonopolio, y maldiciendo a la estudiante sueca Greta”, dijo.

Jaque mate al Kremlin, dicen muchos en Occidente. El Sr. Putin tiene las cartas de triunfo. Pero Krutikhin dice que es el Kremlin el que ha juzgado mal la velocidad de la transición ecológica de Europa y la amenaza competitiva de la tecnología renovable. La presión de Putin sobre el gas es el último hurra de una estrategia nacional fracasada. Es probable que le salga el tiro por la culata cuando Europa despierte a la amenaza de la seguridad y acelere su impulso hacia la autonomía energética.

En cualquier caso, el resultado es el mismo. Putin ha añadido un delicado márgen de riesgo a los futuros del gas de invierno, primero al retener los flujos de recarga a través de Ucrania necesarios para reponer los inventarios agotados (sí, cumpliendo con las entregas mínimas del contrato), y luego al recortar los flujos de octubre a través de la ruta polaca de Yamal (alegando que Rusia todavía necesita llenar sus propios inventarios).

Fue este último “choque de señales” el que llevó a los contratos británicos a un máximo histórico de 407 peniques por termia la semana pasada. Desde entonces han bajado a 225 peniques tras las supuestas palabras tranquilizadoras de Putin, pero siguen siendo cinco veces más altos que hace un año.

Tomas Marzec-Manser, de la consultora energética ICIS, dice que si Gazprom vuelve a reservar niveles bajos por la ruta de Yamal para noviembre, los precios se dispararán. Lo sabremos el 18 de octubre.

Gazprom tiene razón al argumentar que tiene sentido comercial y medioambiental enviar el gas de los nuevos yacimientos rusos en el Ártico a través de Nord Stream por el Báltico, en lugar de depender de los viejos gasoductos que atraviesan Ucrania y que tienen fugas de metano.

Pero podría alcanzar ese objetivo cumpliendo la legislación energética de la UE: separando las funciones de producción y transporte, y abriendo el gasoducto a terceros países. El Kremlin se niega a hacerlo porque eso anularía el propósito geoestratégico de toda la empresa.

Esta crisis es horrible para el Reino Unido, pero peor para Europa en un aspecto clave: El chantaje de Putin divide a la UE en líneas de profunda división. La empresa es un montaje germano-ruso y todo el mundo lo sabe. Polonia considera que el gasoducto es una grave amenaza para la seguridad nacional.

Bruselas no puede ceder a la ligera ante Gazprom aunque quiera: Nord Stream 2 viola tanto la Directiva del Gas de la UE como la cláusula de “solidaridad” del artículo 194 del Tratado de Lisboa. El Consejo Atlántico dice que el Kremlin está desafiando frontalmente el ordenamiento jurídico de la UE y está “desencadenando inadvertidamente una amenaza existencial para la Unión Europea”.

Aunque la jurisprudencia es abstrusa, el principio es sencillo. El Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) ya se pronunció a favor de Polonia en un caso emblemático (C-848/19P Alemania contra Polonia) relacionado con otros gasoductos, dictaminando que la solidaridad energética entre los Estados de la UE es sacrosanta y jurídicamente vinculante.

Por lo tanto, la Comisión debe tener en cuenta el riesgo de suministro energético para todos los Estados miembros en su regulación de los gasoductos. Sabe que Polonia luchará ferozmente contra su causa en el TJUE.

Si Bruselas ignora descaradamente el Estado de Derecho en relación con Nord Stream 2, destruirá su autoridad en la batalla paralela con Polonia sobre la supremacía del Derecho de la UE. La política de esto podría desatar las emociones de Polexit y arriesgar una mayor desintegración de la UE. La Comisión está engañada.

Putin no tiene mucho tiempo para aprovechar su ventaja. La derrota electoral del mes pasado del alemán Armin Laschet -un blando negacionista del clima y apologista de Putin-Versteher- ha cambiado la ecuación política en Berlín. Los Verdes son desde hace tiempo hostiles al Nord Stream 2. Las bases puristas del Fundi lo ven como una prueba de fuego de la integridad del partido en el cargo.

Los Verdes han acordado dejar de lado el asunto en las primeras conversaciones de coalición con los socialdemócratas de Olaf Scholz, pero no desaparecerá y su papel de rey en el nuevo gobierno hará mucho más difícil pasar de contrabando un acuerdo con el Kremlin. “Putin se ha precipitado al celebrar la victoria sobre el Nord Stream 2”, dijo el eurodiputado de los Verdes Reinhard Bütikofer.

La falta de planificación estratégica en Europa ha sido asombrosa. La transición verde se basa en el gas como combustible puente clave, lo que hace que aumente la demanda de gas, tanto como respaldo de las energías renovables como para sustituir al carbón. El imperativo es, por tanto, comprar gas a bajo precio en verano y asegurar amplias reservas en invierno, con un almacenamiento de gas similar a las reservas estratégicas de petróleo que se consideran de rigor en los Estados de la OCDE. Sin embargo, Europa no dispone de tales reservas.

Algunos Estados sí la tienen, pero otros aún no tienen el mismo acceso en caso de crisis a través del nexo europeo integrado de gas y electricidad. Es un caso de libro de texto del sistema a medias de la UE, ni una cosa ni la otra, como la unión monetaria sin unión fiscal, con líneas de responsabilidad borrosas. Gran Bretaña no tiene ningún almacenamiento que merezca la pena, un efecto heredado de la subcontratación en el marco de la pertenencia a la UE.

Mi apuesta de “baja convicción” es que la crisis del gas remitirá durante el invierno porque China ha impuesto fuertes frenos a la construcción y se encuentra ahora en una recesión de facto. Nomura, Capital Economics y Goldman Sachs creen que el crecimiento será negativo o plano hasta finales de año.

China aún puede rescatar a Europa de su propia locura negligente liberando el suministro mundial de GNL. Si no lo hace, seremos rehenes de los acontecimientos, mantenidos en suspenso mientras esperamos a ver si la Comisión Europea o el Kremlin parpadean primero.

Copyright © 2021 PanPress.eu – RG / Diana Casco Network – SalaStampa.eu – All Rights Reserved

Comparte esta noticia.