sábado, mayo 18, 2024

Actualidad, América Latina, Política

Aspirante en germinación a Secretario ONU

Encuentro de Lula da Silva y Nicolas Sarkozy

El presidente de Brasil, Lula da Silva, criticó hoy la actual configuración del Consejo de Seguridad de la ONU, al considerar que el organismo, en lugar de promover la seguridad y la tranquilidad mundial, “promueve la guerra sin hablar con nadie”, defendiendo reformas.

Lula da Silva dijo, en Luanda: “Necesitamos cambiar el Consejo de Seguridad de la ONU, es muy importante, yo, durante ocho años que fui Presidente, hablé con Tony Blair, hablé con Gordon Brown, hablé con Angela Merkel, hablé con Bush, hablé con Obama, con Sarkozy, con Chirac, es decir, hablé con todo el mundo sobre la necesidad de un nuevo Consejo de Seguridad”.

Para el presidente brasileño, que hablaba hoy en una rueda de prensa para hacer balance de su visita de Estado a Angola, el formato actual del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas “ya no responde a los objetivos para los que fue creado”.

“La ONU de 2023 está lejos de tener la misma credibilidad que la ONU de 1945. El Consejo de Seguridad que debe ser la seguridad de la paz y la tranquilidad es el Consejo de Seguridad que hace la guerra sin hablar con nadie”, afirmó.

“Rusia va a Ucrania sin discutirlo en el Consejo de Seguridad, Estados Unidos va a Irak sin discutirlo en el Consejo de Seguridad, Francia e Inglaterra van a invadir Libia sin pasar por el Consejo de Seguridad”, criticó.

Según Lula da Silva, los países del Consejo de Seguridad hacen la guerra, los países del Consejo de Seguridad producen armas y los países del Consejo de Seguridad venden armas. “Y luego está mal”, concluyó.

En opinión del jefe de Estado brasileño, debe haber un entendimiento de que hay más países que pueden formar parte de ese organismo, especialmente en lo que respecta al continente africano, Asia y América Latina.

“Y lo dejamos claro, defendemos que Brasil entre en el Consejo de Seguridad, defendemos que India, Japón, Alemania, Egipto, Nigeria entren para que podamos tener una representación geográfica más acorde con la realidad actual”, defendió.

Lula también habló de “graves incumplimientos” por parte de los Estados de las recomendaciones de las Conferencias Mundiales sobre el Clima: “Decidimos muchas cosas y ninguna se cumple”.

“Y no cumplimos porque no hay Estado soberano, la ONU no tiene fuerza para decir que aquí tenemos que cumplir porque sino habrá ciertas acciones para el Estado que no cumple, no existe”, afirmó.

Nicolas Sarkozy, jefe de Estado francés y presidente del Consejo de la Unión Europea (UE), defendió el 22 de diciembre de 2008 la reforma de las Naciones Unidas y el ingreso de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

“Necesitamos al presidente Lula en la gobernanza mundial y necesitamos a Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU”, dijo Sarkozy durante el II Encuentro Empresarial que tuvo lugar al margen de la II Cumbre Brasil-Unión Europea, destacando que hablaba como Presidente de Francia y no del Consejo de la UE.

A pesar del acuerdo de los países miembros de la UE sobre la necesidad de reformar la ONU, existen profundos desacuerdos dentro del bloque europeo sobre cómo se debe realizar este cambio.

Sarkozy señaló que toda Europa creía en el futuro de Brasil, pero que Francia habria demostrado claramente su confianza en el país cuando se concluyeran los acuerdos bilaterales que implicaban enormes recursos.

Uno de los principales ámbitos de cooperación (los elogios tienen un coste) fue el de la defensa, con la adquisición por parte de Brasil de cuatro submarinos convencionales de Francia -el Scorpènes-, el desarrollo de un submarino nuclear, la construcción de un astillero y una base en Río de Janeiro, además de la compra de 50 helicópteros de transporte EC-725.

El entonces Ministro de Defensa brasileño, Nelson Jobim, reveló que el paquete para la compra de los helicópteros ascendía a 1.900 millones de euros, pero se negó a dar cifras sobre el contrato naval, que preveía la transferencia de tecnología tanto para submarinos convencionales como nucleares. Fuentes militares dijeron entonces que se esperaba que el paquete naval rondara los 6.500 millones de euros. En aquel momento, la asociación estratégica entre Brasil y Francia en el ámbito de la defensa podía incluir también la adquisición de cazas supersónicos.

En julio de 2005 ya habia crecido la convicción de que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, buscaba nuevos objetivos estratégicos. El papel de Secretario General de la ONU parecía estar en su horizonte en ese momento. Medio mundo ya estaba trabajando en ello.

Más que el “viejo” intento legítimo, de que Brasil ocupe un asiento en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la apuesta pasó a centrarse en Lula da Silva.

Durante su estancia en París, Lula conoció a su gran amigo (al menos en ese momento) el Primer Ministro de Portugal, José Sócrates, conoció a su homólogo Nicolas Sarkozy y recibió el Premio de la Paz Félix Houphouët-Boigny, de la Unesco. Por si fuera poco, luego puso rumbo a Italia, se reunió con el presidente de México, Felipe Calderón, participó en una reunión del G-5 y analizó el estado del mundo con la canciller alemana, Ángela Merkel.

Desde hace mucho tiempo, Lula da Silva apuesta por el areópago de la política internacional. En los primeros seis meses de 2009, el presidente pasó 77 días fuera de su oficina, en Brasilia, durante los cuales visitó 19 países. Sólo en junio, Lula viajó 14 días, ocho de los cuales fueron al extranjero.

Para solidificar, o simplemente sembrar, su protagonismo internacional, Brasil abrió embajadas en naciones remotas, como Kazajstán, Togo y Botswana. En otras palabras, el número de embajadas había aumentado un 30% en los últimos años. Y estas embajadas tenían una misión muy concreta y objetiva: consolidar a Brasil como líder de las naciones en desarrollo y ampliar los acuerdos comerciales con mercados alternativos. En África se abrieron 15 embajadas, en Asia cuatro y ocho en Centroamérica y Europa.

Copyright © 2023 DC24.News / Diana Casco Network / SalaStampa.eu – Servicio Mundial de Prensa

Comparte esta noticia.