jueves, febrero 09, 2023

Actualidad, Internacionales

Hoy, Kate, la Duquesa de Cambridge cumple 40 años

Jamás equivocó su rol ni tuvo un comportamiento fuera de lugar, siempre risueña pero distante, “institucional” a su manera, el porte de una modelo para lo cual también tiene la estatura, pero con un estilo sobrio y elegante en el vestir.

Catherine, duquesa de Cambridge, Kate Middleton, esposa del príncipe Guillermo de Inglaterra, cumple hoy 40 años, superando todas las pruebas que la proyectan hacia un futuro como reina, papel para el que, a pesar de sus orígenes burgueses, parece haber nacido.

De hecho, Kate, nació en Reading y criada en Chapel Row, un pueblo cerca de Newbury, Berkshire, tiene el aspecto físico adapto para convertirse en la futura soberana de Inglaterra. Estudió historia del arte en Escocia en la Universidad de St Andrews, donde conoció al Príncipe William en 2001. Su compromiso oficial se anunció nueve años después, en noviembre de 2010. Y la pareja después de seis meses se casó el 29 de abril de 2011 en la Abadía de Westminster. El suyo parece un matrimonio feliz avivado por el nacimiento de tres hijos, George Alexander Louis, Charlotte Elizabeth Diana y Louis Arthur Charles, tercero, cuarto y quinto en la línea de sucesión al trono del Reino Unido.

Y no importa si Kate no tiene sangre azul, ya que su padre, Michael Francis Middleton y su madre Carol Elizabeth Goldsmith fueron dos ex asistentes de vuelo de la compañia de bandera inglesa, que se hicieron millonarios, luego de fundar Party Pieces en 1987, para la venta por correo de accesorios para fiestas.

Kate también tiene una hermana, Philippa Charlotte, conocida como Pippa, nacida en 1983, quien se hizo famosa mientras hacía el papel de dama de honor, llevando la cola del vestido de novia de su hermana Kate. El más joven de los Middleton es James William, nacido en 1987.

A los británicos les gusta mucho Kate. Su estilo es muy imitado. Como fue el caso de su difunta suegra, la Princesa del Pueblo Lady Diana, que había dictado la ley durante más de una década en moda con peinados y vestidos, antes de morir prematuramente en un accidente automovilístico bajo el Puente del Alma en París, en 1997.

El impacto de Catherine en la moda y el vestuario británico y estadounidense ha sido definido por los medios de comunicación como el “efecto Kate Middleton”. Un vestido usado y fotografiado en Kate se vuelve inalcanzable al día siguiente. Pero la duquesa también es muy querida por la prensa. Aunque ella, a diferencia de su rebelde cuñada Meghan Markle, esposa del príncipe Harry, guarda silencio con los reporteros.

A pesar de la extrema confidencialidad entre la prensa y Catherine, fue amor a primera vista, tanto que en 2012 y 2013, Kate fue elegida entre las “100 personas más influyentes del mundo” por la revista Time.

Considerado principalmente un ícono de estilo en el Reino Unido, varios sitios web y semanarios, incluidos Vanity Fair y Style.com, lo han incluido en sus clasificaciones. El sitio BeautifulPeople.com la colocó en el tercer lugar en el éxito de la realeza más bella de la historia, detrás de Grace of Monaco y Rania of Jordan, y frente a su difunta suegra, Lady Diana Spencer.

Se le han dedicado muñecas en el Reino Unido. La imagen de Kate Middleton suele compararse con la de Diana, tanto en estilo como en compromiso social: la Princesa de Gales apoyó a varias asociaciones (recordemos las campañas que apoyó contra el sida y las minas antipersonal), mientras que Catherine presta su apoyo a algunas asociaciones, cuyos nombres se dieron a conocer en 2012.

Para celebrar el 50 aniversario de la Princesa de Gales, el semanario Newsweek publicó en 2011 un fotomontaje en portada en el que los dos miembros de la realeza caminan cerca. Aquí pues, recorriendo los primeros cuarenta años de la duquesa, descubrimos a una mujer que con tesón ha sabido integrarse en la familia real más complicada del mundo, pero también domar a la aterradora prensa británica.

Recordando sus atuendos más admirados, calculamos su valor económico para su país y para la marca monárquica. Releyendo las entrevistas y los reportajes de escándalo, nos damos cuenta de las pequeñas grietas de una fachada perfecta, entre embarazos agotadores, aderezados por las náuseas matutinas de las que la prensa rosa hablaba a diario, cuchicheos e hipocresías, problemas de alimentación que nunca se confirmaron, celos y rivalidades, relaciones familiares a veces muy tensas. Sobrevolando todo estaba el inolvidable fantasma de su suegra, Lady Diana, dado que Kate, antes de ser reina, será la próxima Princesa de Gales, un título maciso como una corona.

Copyright © 2022 A report by PanPress.Eu / SalaStampa.Eu for Diana Casco Network – All Rights Reserved

Comparte esta noticia.