jueves, septiembre 23, 2021

Internacionales, Sociedad

Coronavirus sin freno: América Latina endurece las restricciones por la cepa brasileña

La pandemia de coronavirus dejó al menos 2.777.761 muertos en el mundo desde que la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la aparición de la enfermedad, en diciembre de 2019, según un balance en base a fuentes oficiales, y sumó 600.000 contagios solo en las últimas 24 horas.

Desde el comienzo de la pandemia más de 126.622.220 personas se contagiaron de coronavirus y, aunque la mayoría de los enfermos se recupera, una parte aún mal evaluada conserva los síntomas durante semanas o, incluso, meses.

Los datos se conocen en medio de una tercera ola de infecciones que obligó a Europa a restricciones en la circulación y toques de queda nocturnos, pero que parece preocupar especialmente a América Latina por la menor llegada de vacunas y por el avance de la llamada cepa brasileña.

La región se enfrenta, efectivamente, a la incidencia cada vez mayor de la variante brasileña de coronavirus, considerada mucho más contagiosa que la cepa original.

Chile empezó el sábado una estricta cuarentena que afecta a 16 de los 19 millones de habitantes ante un fuerte rebrote de la enfermedad pese al éxito de su campaña de vacunación.

Brasil, en tanto, enfrenta el peor cuadro, con hospitales colapsados, cementerios trabajando fuera de turno y una política sanitaria errática, que llevó los contagios a cerca de 100.000 diarios y las muertes por arriba de las 3.000.

Perú, que registró el viernes el récord de 11.919 nuevos casos diarios de coronavirus, la cifra más alta en 12 meses, prorrogó el sábado el estado de emergencia hasta fines de abril, mientras están en plena vigencia las restricciones en Paraguay Uruguay.

En Europa, Francia reforzó el sábado los controles para evitar los desplazamientos de la población, y desde la noche del viernes se extendieron a otras regiones las medidas de confinamiento ya impuestas en París y otros sectores.

En estas zonas, los comercios no esenciales están cerrados y los desplazamientos sin justificación no pueden superar los 10 kilómetros del domicilio. En el resto del país rige un toque de queda de 19 a 6 y los bares, restaurantes y lugares culturales están cerrados.

España, donde el número de contagios de coronavirus volvió a aumentar, exigirá a quienes lleguen por ruta desde Francia un test PCR negativo de menos de 72 horas, aunque Madrid, que tiene bares abiertos y toque de queda nocturno, se volvió el refugio de los escasos turistas europeos.

Otros países europeos también reforzaron las restricciones, como Bélgica, donde las peluquerías no volverán a abrir sus puertas hasta dentro de cuatro semanas, y Polonia, que cerró sus jardines de infantes y los grandes comercios de muebles.

Comparte esta noticia.