Con 16 años y sin registro de conducir, ganó en dos categorías en un mismo día

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Jorge Barrio es una de las grandes promesas del automovilismo argentino. Es el campeón de la Fórmula Renault, venció en la categoría, y luego repitió en el TC 2000.

Su cara de adolescente contrasta con la madurez de su manejo sobre los autos de carrera. El pinamarense Jorge Barrio tiene solo 16 años y si bien sus padres lo llevan al colegio secundario porque aún no tiene registro para conducir, es una de las grandes promesas del automovilismo argentino. Este domingo ganó dos carreras en distintas categorías en un mismo día en el Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez. Primero se impuso en el TC 2000 y luego hizo lo propio en la Fórmula Renault, donde es el vigente campeón. También lidera sendos campeonatos.

El chico muestra su talento en un coche de turismo como el TC 2000 o un monoposto, tal el caso de la Fórmula Renault. No le afecta cambiar de un auto a otro, completamente distintos. Este fin de semana en el escenario capitalino se lució. Ayer ganó de punta a punta en el el Turismo Competición a bordo de su Renault Fluence. Subió al podio, festejó rápido y luego se fue corriendo al auto de la FR donde volvió a dominar.

Como todo chico que busca formarse como piloto, el bonaerense hizo sus primeras armas en el karting y luego pegó el salto a los autos sin techo. Arrancó en la Fórmula 3 Metropolitana, una división muy competitiva con unos 30 autos en cada fecha.

Hasta el año pasado, previo al receso por la pandemia de COVID-19, compitió en aquella divisional y luego pasó a otra especialidad similar, pero con mayor historia como la Fórmula Renault, donde se formaron pilotos que fueron campeones y llegaron a la Fórmula 1 como Miguel Ángel Guerra y el chileno Eliseo Salazar. Se la conoce como la “categoría escuela”, donde se promueven jóvenes para el automovilismo mayor.

En una temporada 2020 acotada por la pandemia, Jorgito, como se lo conoce, irrumpió sin problemas en la FR al punto de lograr el campeonato en su primer intento. Esto le valió una prueba en una auto de Súper TC 2000, uno de los Fluence GT oficiales del equipo de Marcelo Ambrogio. El ensayo fue prometedor y el team-manager decidió darle la posibilidad de sumarse al TC 2000, la división antesala al STC 2000.

Ya en su estreno el fin de semana pasado consiguió su primera victoria y repitió ayer. “La realidad es que fue un carrerón. No pintaba para victoria y de un momento a otro aparecí primero. De entrada, parecía que si iba a complicar porque se me puso difícil ante de que ocurra el incidente entre (Facundo) Marques y (Ignacio) Montenegro, a quienes me estaba costando seguirlos. No estaba tan fuertes como ellos, no me pude hacer al Fluence y venía limitado por eso”, contó.

“Con el paso de las vueltas, el auto mejoró, ocurrió el toque entre ellos, pude aprovechar para meterme segundo y, después, la penalización de Montenegro, la cual me la avisan por radio. Luego me pasa Cravero y lo vuelvo a superar, después de ahí hice una gran diferencia con aire limpio y con mitad de carrera pasada, el Fluence respondió mucho mejor en comparación con mis rivales y eso me permitió estirar cada vez más la ventaja”, agregó.

Pero, no conforme con eso, luego se subió rápido al monoposto de la FR, donde volvió a dominar para quedarse con el triunfo. Es común que los chicos que son campeones de la categoría emigren en la siguiente temporada, pero Jorgito quiere defender el “1″ en 2021.

“Esto es realmente increíble. Me bajé bien, pero se me notaba más el desgaste físico después del TC2000 que de la Fórmula Renault 2.0, a pesar de que una fue después de la otra. Al entrar más aire fresco, eso hace que te vayas manejando mejor durante la carrera”, comentó sobre su doblete.

Por último, el oriundo de Pinamar contó cómo buscó adaptarse en plena final: “No tuve tiempo para nada. Además me andaba mal la radio, así que no quise hacer una vuelta de más en los diez minutos libres, para evitar quedarme dentro de boxes. A pesar de que no tuve tiempo de acostumbramiento, hice una gran largada y me pude ubicar primero con cierta distancia, lo que hizo que los primeros frenajes me los tomara más tranquilo para encontrarme con el auto. Sabía que me iba a costar una vuelta cambiar el chip del TC2000 al Fórmula”.

Barrio aún tiene edad para seguir compitiendo en karting, pero demostró que tiene credenciales para estar en el automovilismo nacional. Comparte los fines de semana con varios de los mejores pilotos del país ya que en las dos categorías donde corre son las partenaire del Súper TC 2000.

La delicada situación económica del país y la falta de proyectos a largo plazo para enviar pilotos jóvenes a Europa y que puedan llegar a la F1, impide que Barrio pueda plasmar ese anhelo. Sin embargo, este talento podrá ser disfrutado en el ámbito nacional. Ya fue captado por la gente de Renault y es posible que en la próxima temporada se lo vea corriendo en el Súper TC 2000.

Comparte esta noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *